24 de octubre de 2013

Breaking Bad, cuando Hal se vuelve loco

Honestamente nunca he sido de sentarme frente a la computadora para ver series completas, a menos que sean los Simpsons, de otro modo las únicas historias que sigo son de anime, pero Breaking Bad es una excepción y una muy grande, pues la vería de nuevo de principio a fin.



El 11 de agosto del 2013 se terminó la historia de una de las mejores series televisivas de los últimos tiempos y quizás, en mi opinión de la historia, sin embargo no ha sido sino hasta ahora, el mes de octubre que decidí verla completa, sin pausas, sin esperar capítulos, satisfaciendo tranquilamente mis ansias aunque también me hubiese gustado formar parte de la fanaticada que lo vivió en tiempo real.


Para empezar he de elogiar de nuevo a Bryan Cranston pues aunque no soy seguidor de todos sus trabajos, las ligeras apariciones en otras series, películas y por supuesto Malcolm y ahora Breaking Bad me hacen confirmar que es un actor de otro nivel, simplemente alguien único en la industria, que no interpreta papeles sino que realmente los vive, yo podria jurar que realmente existe un Walter White, un Hal Wilkerson, un Stan Grossman, un Jack O´Donnell o un Dr. Tim Whatley, en fin, la lista de personajes es larga y quizás no muy conocida pero el señor Cranston le ha dado vida "real" a cada personaje que interpreta y en el caso de Breaking Bad, se lleva todos los honores que le puedan ser posibles.



Breaking Bad nos cuenta la historia del profesor de química Walter White, un hombre generoso y amable, quizás no muy apreciado, que de repente ve su vida volcada al ser diagnosticado de cáncer lo cual le supone no solo un golpe personal sino económico ya que el tratamiento para curarse o al menos, mantener bajo control su enfermedad tiene un coste que se sale de la humilde realidad del salario de un profesor de preparatoria que alterna su tiempo trabajando en un lavado de autos, es entonces cuando gracias a su cuñado agente de la DEA, Hank Schrader que intenta darle un poco de emoción a la vida de Walter, lo llevado a un operativo contra narcóticos. Ahí el señor White se da cuenta de dos cosas, por un lado descubre que su antiguo alumno Jesse Pinkman es el "líder" de un pequeño grupo de vendedores de droga, y por otro lado, le llama la atención las grandes ganancias que conlleva la actividad ilegal, por lo cual decide que seria buena idea entrar en el oscuro mundo de las metanfetaminas con ayuda de Jesse, he ahí donde empieza la historia.

Walter White empieza a llevar una doble vida, por un lado el amable y tranquilo profesor de preparatoria y por otro el "cocinero" de metanfetamina que posteriormente el mismo llegaría a llamar Heisenberg.

Como es de suponerse las cosas en este mundo no son fáciles, hay que conseguir materiales para empezar el laboratorio y aún más, mover la droga por toda la ciudad para que sea vendida, ese vendria a ser el trabajo de Jesse, lo cual vendría a traer una serie de personajes cada uno más desquiciado que el anterior a lo largo de la serie, pasando desde Krazy 8, pasando por Tuco, el gran Gustavo Fring y hasta llegar a Lydia Rodarte-Quayle, extendiendo su negocio desde la pequeña ciudad de Albuquerque, a toda el área de Nuevo México, toda la zona sur de Estados Unidos hasta que incluso el cristal azul llegue a la República Checa en Europa, realmente una historia de un capo de la droga prominente.

Todo este cambio y aumento en la actividad y las ganancias trae consigo problemas personales tanto para Jesse como para Walter, la gente con la que deben relacionarse es peligrosa, las presiones del trabajo ahogan, Jesse se ve rebasado por sus vivencias, después de todo quien diría que el típico drogadicto de barrio tendría que verse obligado a matar y tener amenazas de muerte e incluso ser secuestrado por neo-nazis, y a la par de esto perder sus oportunidades de llevar una vida tranquila, arrebatandole a 2 mujeres importantes, Jane, quien supondría poder llevar la vida de siempre pero estar acompañado y por otro lado Andrea quien significaba, por que no, la oportunidad de establecer una familia.

Jesse Pinkman
Para Walter las cosas tampoco son sencillas, ausencias constantes en casa y cambio de actitud fueron los primeros problemas, la relación con su esposa se vendria abajo cuando ella descubrió su secreto, cuando la bomba explotó y todos lo descubrieron por medio de Hank el mundo simplemente se fue encima, se ganó el repudio de su hijo, de su cuñada, de la sociedad en general, el hombre amable al que todo el mundo quería pasó a ser un odiado y temido criminal, no cabe duda que en una vida de crimen no hay espacio para los sentimientos ni la familia, por eso Gustavo Fring y Don Eladio (los 2 grandes capos de esta historia) vivían solos, difícilmente existe una relación de afecto en un mundo donde cualquiera quiere matarte.


Ahora que los menciono, quiero recalcar a estos últimos 2 personajes, Gustavo Fring y Don Eladio, ambos son capos de la droga, uno aparenta ser un tranquilo y noble empresario de una cadena de comida rapida, el otro es el mandamás del Cartel más peligroso de México, ambos tienen su historia, ambos tienen su zona para comerciar, los 2 son tipos de mucho cuidado, Fring intentó matar a Walter ya que un hombre capaz de hacerle frente y no obedecer es un problema y si Don Eladio hubiese conocido a Walter seguro también lo hubiese querido muerto, sin embargo los 2 fueron finados dentro de su historia de venganza y sangre ya que aunque la muerte de Gus fue planeada por Walter, fue gracias a Hector Salamanca (empleado de Don Eladio) que todo fue posible.


Gustavo Fring y Don Eladio

Breaking Bad nos muestra personajes geniales que difícilmente son olvidados, he de insistir en mi asombro con el protagonista Walter White, no es un personaje que se mantenga firme a sus principios, a veces la situación obliga a cambiar la perspectiva, es una especie de anti-héroe, verá por sus propios intereses, no permitirá que nadie lo traicione o se interponga en su camino, aunque pudiese parecer alguien endeble, en el momento de la verdad puede convertirse en una autentica pesadilla, y es que, aunque todo empezó por ayudar a su familia, el admite que las cosas continuaron por gusto propio, sentir poder, autoridad, darle miedo a quien se tope con el, todo eso es un sentimiento adictivo y embrutecedor al cual, casi cualquier ser humano es gustoso de tener. Sin embargo, muy dentro de si, nunca deja de ser el noble hombre que vemos en el principio, aun con el rechazo y el miedo de todo el mundo el siempre verá por su familia.


Breaking Bad demuestra que la televisión aun no está vencida, mientras pueda ofrecer series tan bien hechas como esta, mientras pueda mantener al espectador en su asiento, el entretenimiento televisivo se mantendrá a flote y seguirá siendo un buen recurso para vender, la serie se ganó una base de fans solida y es que cada capitulo es necesario para comprender lo que ocurre, es una mirada fantasiosa pero bien equilibrada hacia ese mundo que aterra a muchos hoy en día, el del trafico de drogas acompañado de otras tantas linduras, es una tipo de serie que difícilmente podríamos llegar a ver producida por televisoras o casas productoras (valga la redundancia) en latinoamerica o España, porque aquí nos gobierna una ley de entretenimiento bastante burda, está mal que muestres sangre y drogas pero está bien que muestres degradación de la moral y la sexualidad porque a fin de cuentas eso es "divertido", una serie como Breaking Bad difícilmente podría producirse en México por Televisa ya que es menester no mostrar las cosas feas de nuestra sociedad, no hay que mostrar la decadencia, no muestres las realidades crueles, pintalo todo bonito, sin embargo siguele vendiendo basura a la gente para que siga viviendo en esa decadencia.
Hay series latinoamericanas y españolas que se atreven a hacer esta clase de proyectos, desafortunadamente son impulsadas por gente externa con capital extranjero y llegan a ser emitidas en cadenas de paga como HBO, siendo así que la gente no llegue a conocerlas como debiera y de paso se queden estancadas y no trasciendan por la mentada barrera del lenguaje, un buen ejemplo es "Capadocia" que aunque resultó un éxito total, definitivamente no la conocerá alguien que vaya cruzando en la calle y le preguntes.

Se atreven a mostrar inmoralidad en las películas, el llamado "nuevo cine mexicano" es siempre lo mismo, gente pobre viviendo mal a la cual siempre se la agrega una rebuscada moraleja, ese tipo de productos, tampoco valen.

Las series crudas no tienen porque ser tan crudas y no tienen porque ser inmorales, de hecho Breaking Bad resalta muchos valores importantes muy a su estilo, con su humor agrio y también da una lección importante, quizás al estilo gringo pero es, que aunque nos puede fascinar el personaje de Walter White, al final pierde mas de lo que gana, el bajo mundo no es una opción.

Ya para terminar, el corrido de Heisenberg!





No hay comentarios.:

Publicar un comentario