8 de febrero de 2014

No es país para viejos, y el mejor demente del cine

Si has visto esta película seguramente estarás en desacuerdo con la afirmación implícita en el titulo de esta entrada, seguramente cuando alguien te pregunte por la película con el demente desquiciado seguramente pienses en El Resplandor, Naranja Mecanica, El Padrino, El Silencio de los Inocentes o incluso en algún personaje de una película de terror, y no te culpo, claramente las películas que menciono y muchas otras, tienen a locos peligrosos sumamente aterradores pero sinceramente Anton Chigurh me deja un buen sabor de boca y una satisfacción casi total, porque salvo a un par de detalles lo vislumbro como un demente real.


Si no has visto "No Country For Old Men" no tendrás idea de que hablo obviamente y quizás una vez que la veas tampoco estarás de acuerdo conmigo, realmente es una película difícil de ver si eres una persona acostumbrada a las películas "palomiteras" con momentos épicos, escenas super hechas o cualquier detalle deslumbrante, nada de eso lo vas a encontrar aquí, es una película simple, que si bien tiene una pizca fantasiosa es irremediablemente realista y como en la vida real no hay música heroica de fondo y todo es una serie de acontecimientos pues si buscas un escape de la realidad con esta película, no lo vas a ver.

De hecho creo que la película me convenció por eso, se presta a la interpretación, a que tu saques tus moralejas porque lo único que ves son acontecimientos que ocurren por causa y efecto, todo se resume a un tipo que tomó lo que no debía y eso le costó la vida, así de fácil y sencillo.

Los personajes no son multicolores ni tampoco grises, tienen un tono sepia, al igual que el desierto que los rodea, personas que viven su vida de la manera que eligieron vivirla, en un ambiente hostil que se puede sobrellevar siempre y cuando no busques problemas, si lo haces simple y sencillamente estarás frito.

Solo vi la película, pero puedo imaginar que el libro es de esa clase de lecturas tranquilas y serenas que siempre quieres seguir, algo ideal para leer una tarde calurosa acompañado de una cerveza hasta quedarte dormido y retomar la lectura en cualquier otro rato libre, literatura tal cual, sin grandes pretenciones, simplemente para conocer una historia.


Empatizo mucho con la manera de ser de los personajes, no son explosiones emocionales, saben lo débil que es la vida y lo afrontan, intentando huir de la muerte obvio, pero por instinto de supervivencia, después de todo tienen aspiraciones personales, seres queridos, o al menos, la ilusión de ver otro amanecer, no es que esté de acuerdo con ese estilo de vida pero me agrada la manera en que es presentado.

¿Porque inicié esta entrada hablando del antagonista? Porque sencillamente dentro de esta historia "rutinaria" el asesino de nombre Anton Chigurh interpretado excelsamente por Javier Bardem es lo que vuelve a esta cinta una película de culto, el señor Bardem rara vez hace una película mala, es de esos talentos a los cuales nuestro cine hispano le queda pequeño y que en mi opinión, el personaje de Anton es para el que sencillamente el nació, dudo mucho que otro actor hubiese dado el mismo impacto en pantalla, se de sobra que difiere con el personaje mostrado en el libro pero creo que prestarle atención a ese detalle cuando se le dió vida de la mejor manera posible es realmente tonto.
Chigurh me agrada porque como ya dije es un demente real, de esos dementes que no necesariamente deben estar en un manicomio sino que es incómodamente fácil encontrarlos al servicio del crimen, no se regodea ni engrandece por matar a uno o a diez, simplemente había que matarlos, si tienes suerte quizás accedas a un juego de azar para salvarte, eso en el mejor de los casos, de lo contrario lo mejor que puedes hacer es no oponerte, a Anton no le importa si sufres o no, no tiene un fetiche ni nada similar, simplemente lo mejor para ti como victima es que las cosas acaben rápido, dejar un charco de sangre y que el tenebroso "hombre de aire" se marche.

La historia es sencilla, no esperes una lección de justicia esperando que el sheriff Tom (interpretado por Tommy Lee Jones) lo atrape y encarcele, no pasa, porque la vida no es necesariamente justa y a veces el "malo" se sale con la suya, después de todo, no es un mundo para débiles, y haciendo honor al titulo de esta historia, tampoco es lugar para gente mayor.

Entiendo perfectamente si a mucha gente no le gusta la película, son 2 horas que quizás no aporten nada a tu vida salvo el hecho de ver una buena historia con personajes excelentes. Si estas acostumbrado a la acción tipo Terminator y lecciones de vida de forma cursi no veas esto, pero si estas abierto a una película con una simple serie de acontecimientos en una tarde libre con sutiles lecciones y discursos entonces te gustara tanto como a mi.


2 comentarios:

  1. Es una excente pelicula. Me encanta y ese Anton si que da miedo. Siento lastima del sherif... Al ultimo el significado de su sueño y que vio como su vida no dio ningun significado por ser honrado y trabajador queda en un limbo de crisis existencial profunda donde su vida se ha ido y no hay nada mas alla. Eso es tenebroso.

    ResponderEliminar