6 de marzo de 2014

Nokmin, los anti-nazis

La historia es parte de la vida del ser humano en la Tierra y como tal se atiene a esa ley en la que lo que tu hagas se te devolverá, no es una regla precisa pero muy frecuente y es que en el caso de los Nazis, autores directos de uno de los genocidios más grandes en la historia, aunque a la hora de la verdad muchos no pagaron ni una décima parte de sus horrores frente a las leyes establecidas, una cierta cantidad de ellos les llegaría la "justicia poética" en manos de aquellos a los que hicieron tanto daño, estos son "Los Nokmin".

De acuerdo, el titulo de la entrada podría parecer que habla de algún grupo de punks, pero no se trata de una ideología de bolsillo sino simplemente algo más sencillo, retribución.

Si conoces algo de historia sabrás lo controversiales de los juicios de Nuremberg pues aunque se sabe que mas de 13 millones de personas contribuyeron en las matanzas a judíos y gente de distintas razas bajo los uniformes de la SS y la Gestapo, muy pocos realmente recibieron un castigo, tan solo 300 personas ya que técnicamente se consideró que no era factible enjuiciar a prácticamente "todos los hombres" de Alemania Occidental.

Es aquí donde empieza la historia de Abba Kovner quien había logrado escapar del Gueto de Vilna a través de las alcantarillas y quien ya prófugo consiguió aliarse con un buen puñado de combatientes para liberar el campo de concentración donde había estado. Posterior a eso continuaría ayudando a su gente para que emigrasen a Palestina (ya todos sabemos que la guerra provocó que mucha gente abandonara sus países), a su vez Kovner colaboró en la guerra de independencia de Israel en donde fue considerado un héroe (el hombre también escribía poesía, puedes buscarlo si gustas), sin embargo los planes del ex-recluso de Vilna aún no terminaban.

Por el otro lado está la Jewish Brigade Group que para hacer la explicación más sencilla la llamaré la Brigada Judía Británica, un grupo que durante la guerra deseaba fervientemente participar del lado de los aliados para la ocupacion a Alemania, sabiendo que muchos de sus familiares se encontraban reclusos en campos de concentración, sin embargo se les prohibió tomar parte en el conflicto y fueron enviados a colaborar en la movilizacion de judios a Palestina.

Por situaciones del destino e ignorando otros hechos relevantes, en 1945 (ya terminada la guerra) la Brigada se encontró con Kovner y junto a algunas otras personas de distintos estratos e ideologías, aunque todos judíos, se unieron bajo el mismo objetivo de matar a cuantos nazis pudiesen bajo el nombre de "Nokmin" (que en hebreo significa Vengadores).

Su forma de actuar durante los primeros tiempos era bastante sencilla, se hacían pasar por agentes policiales y "desaparecían" a las victimas bajo el argumento de llevar a cabo un arresto, esto en el mejor de los casos, a veces simplemente irrumpían en las casas de quienes habían sido oficiales nazis y los mataban de maneras que pareciesen simples suicidios, del mismo modo a veces simplificaban las cosas y dejaban cuerpos de los ex-oficiales en las carreteras, era sin duda a los ojos de la gente común una ola grande de asesinatos aunque muchos ignoraban el hecho de la clase de vida que habían llevado las victimas.
Una de las historias más "escalofriantes" de los Nokmin es cuando irrumpieron en un hospital donde se encontraba un bastante desmejorado e inmovil ex-agente de la Gestapo y le inyectaron queroseno (el queroseno es utilizado como combustible así que digamos que murió calentito).

Y como todos sabemos muchos nazis se fueron a refugiar al continente americano (destacando Argentina), pues bien los Nokmin llegaban del mismo modo a Sudamérica siguiendo sus objetivos fervientemente hasta eliminarlos. 
Las formas de actuar de los vengadores iban desde las mas sencillas hasta las mas elaboradas aprovechando el poder de inteligencia de los miembros militares británicos todo con el fin de "devolverles" el favor a sus enemigos y aniquilar a 6 millones de personas del mismo modo, para muestra de esto un plan que convenientemente no se llevó a cabo el cual era envenenar los suministros de agua de diferentes ciudades de Alemania (Berlín, Munich, Hamburgo, Nuremberg y Weimar) sin embargo para llevar a cabo exitosamente este plan se necesitaba ayuda, fue entonces que Kovner regresó a Israel para solicitar la ayuda de Jaim Weizmann (presidente), sin embargo los lideres de aquel país no accedieron y dieron aviso a las autoridades britanicas quienes rapidamente arrestaron a Kovner.

Pero los Nokmin no se detendrían ahí, aun perdiendo a su líder y viendo truncado su plan de matar a 6 millones de civiles, se infiltraron en el campo para prisioneros de guerra Allied Stalag 13 ubicado en Nuremberg donde envenenarían 3000 piezas de pan para finiquitar a los reos que ahi se encontraban, en su mayoría, obviamente nazis. Sobre que ocurrió con este hecho las cifras son vagas, se habla desde solo 300 bajas hasta 1900 o 2000.

Del mismo modo después de este hecho los Nokmin no llevaron a cabo más asesinatos en masa, se les culpa de otros casos aislados, sin muchas pruebas que puedan inculparlos, posiblemente al notar una reacción de la comunidad internacional ante la alerta de Israel decidieron simplemente disolverse y tomar caminos separados a inicios de los 50, aunque hay quienes dicen que los miembros de los N aun existen, otros tantos grupos del mismo modo han tomado su ideología... aunque a estos últimos no les hago mucho caso, neo-nazis, neo-nokmin, puros pubertos mentales.


Aunque sin lugar a dudas los nazis cometieron atrocidades, la mentalidad que fueron tomando los Nokmin, cada vez mas retorcida hace pensar en que se convirtieron en la misma clase de personas que querían erradicar, la venganza aunque a veces justa, no es buena.

1 comentario:

  1. Ya lo dijo el Chavo del 8 ¨La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena¨

    ResponderEliminar