4 de junio de 2014

La generación de los victimizados

En estos momentos hay una noticia que invade todo Internet e incluso la televisión, se trata de 2 niñas de 12 años que asesinaron a otra en los Estados Unidos acuchillandola 19 veces intentando imitar algo que han visto en una creepypasta de Slenderman. Sobra dar más información, creo que todos sabemos quien es Slenderman y si lo desconoces tu mismo puedes buscarlo, lo que me lleva a escribir esta entrada es otra cuestión.


Distintos medios amarillistas o poco objetivos le han dado distintos toques a la noticia, desde que el padre de una de las menores era fan del personaje de Internet y seguidor del heavy metal (si, siempre contra el rock) hasta cosas que simplemente caen en lo absurdo, intentando aludir al hecho de que las niñas eran potencialmente propensas a la violencia, aludiendo a su inmadurez por su temprana edad, sin embargo al final del día, no se puede negar que fueron sus propias manos las que arrebataron la vida de la otra chica, y puedo parecer un tirano al decirlo de esta forma, pero todo atiende a una razón, este asunto me sirve como introducción a otro tema mucho más escabroso.



En los últimos años hemos visto decenas de casos de adolescentes que con un total desprecio por la vida,  asesinan animales indefensos y lo presumen en Internet como si fuese un logro, o en el mejor de los casos le hacen la vida imposible a sus semejantes, de esto deriva el supuesto "aumento" en los casos de acoso escolar conocido como "bullyng" así como el aumento en el grado de violencia por parte de los agresores buscando formas más letales de fastidiar al objetivo.

Y no es porque la perversión y la violencia en la juventud no haya existido antes, esto sin duda existe desde las épocas de nuestros abuelos y muchísimo antes, acompaña a la humanidad por así decirlo, y hasta cierto punto podría decirse que todo esto termina siendo magnificado por los medios de comunicación, y quizás sea cierto, pero uno no puede escapar a la verdad de que por momentos con esos grados de perversión y agresividad, pareciese que estuviésemos en el siglo X.


En los últimos años sin duda los gobiernos y distintas asociaciones alrededor del mundo han hecho lo posible por mejorar la calidad de vida de los niños, o al menos darles los derechos y hacerles saber que merecen una vida mejor, esto claro que no ha acabado con la explotación infantil y otros canceres, pero sin duda ha abierto el camino en dar un mejor trato a los menores, en darles una voz y un voto, pero parece que esto ha traído un efecto contraproducente.

Los nacidos en los 90 hasta nuestras fechas, de algún modo u otro somos la generación de los derechos de los niños, la que puede reclamar si sus padres les levantan la mano, la que aún con la patética política está inmediatamente defendida por leyes e instituciones, ¿y que ha ocurrido? Aumento en embarazos juveniles, delincuencia juvenil, violencia juv... bueno, todo lo malo que se les ocurra con la palabra "juvenil" (no es que embarazarse sea malo, pero es obvio el punto).
Con todo y ese intento de construir un mundo mejor hay una enorme perdida de valores, a lo cual al cuestionarsele a cualquier muchacho que incurra en alguna de estas actitudes el porque lo hace, simplemente dirá "es que no me prestan atención" y es aquí donde mandó al demonio la redacción y digo OSEA... QUE!?

Chica embarazada, chico drogándose, chico asesinando, robando o cualquier delito se escuda en "es que mis padres no me prestan atención" y es aquí donde yo realmente me pregunto en donde estoy parado, y es que claramente esas respuestas vienen después de haber escuchado a alguna persona o institución "respetable" decir que si los padres no cuidan a sus hijos lo malo que hagan es culpa directamente suya. Entonces no sé si convivo en una generación de mongoles que no diferencian el bien del mal o una generación de hipócritas expertos en salirse por la tangente para evadir sus culpas.

¿El mundo es competitivo y globalizado? Si, los padres, cualquier adulto en general tiene que entregar su cuerpo y alma a un trabajo y eso le quita el tiempo de convivir y criar a sus hijos, sin embargo no es como que antes los padres estuviesen todo el tiempo dedicados a sus hijos. Habían montones de hijos por familia, había violencia intrafamiliar, había preocupaciones económicas, miles de cosas pero en ningún momento podríamos hablar de padres completamente entregados a cuidar a sus niños, porque las exigencias del mundo desafortunadamente obligan a tener que ver a otros asuntos.

La cosa es elementalmente sencilla, uno no puede ir por la vida culpando a su entorno o personas cercanas de su vida propia, claro que hay influencias, por supuesto que la familia donde nazcas decidirá muchos aspectos de tu vida, pero creo que por algo tenemos la suficiente inteligencia para saber lo que queremos, tu eliges si quieres tirarte a los vicios o explotar un talento artístico, tu decides si ir a la escuela o no, porque al final aunque la sociedad y las instituciones culpen a tus padres de que seas un delincuente, ellos pagan tu sustento y ofrecen tu atención, e incluso siendo padres completamente desobligados no puedes culparlos, ellos al final van directo al entierro mientras tu te quedas aquí.


Es la generación de los victimizados, de los que no son responsables porque son inocentes y no digo que eso no sea razón, obviamente hay inocencia en la niñez y adolescencia, de hecho en toda la vida uno puede llegar a ser muy crédulo de ciertas cosas, sin embargo hay otro punto en el cual claramente sabes lo que haces.

Puedes ser inocente y creer que la novia que tienes ahora es con la que vas a estar toda la vida, puedes ser inocente y creer que no pasa nada por probar algo extraño, y es perfectamente valido, pero hay otro punto en el cual tu sabes perfectamente lo que haces.

Así como están estas niñas de 12 años que mataron a alguien "creyendo" que iba a ocurrir algo sobrenatural, hay niñas de 12 años que se exhiben en ropa interior porque buscan poner calientes a otros chicos. Así como hay muchachos que lloran cuando su novia los termina, hay otros que se divierten golpeando a otros y saben perfectamente lo que están haciendo.

¿Hay chicos inocentes? Obviamente si, es lógico que hay chicos que son crédulos y que son directamente afectados por las cosas buenas o malas que vivan, pero también están otros que como diría un profesor "son niños cuando les conviene y adultos para otras cosas". Y por más que se quiera aludir a la inmadurez o a los malos entornos, no es como si uno no pudiese conectar 2 neuronas para saber lo que está bien y lo que no.

A resumidas cuentas esta entrada va en contra de "tratar como idiotas" a la juventud, porque se alimenta al monstruo de la hipocresía y del "si, pero es que".

Y no nos vayamos tan lejos, que nos dice que en el caso de estas niñas, lo de la creepypasta de Slenderman no es más que un intento de justificar unas quizás realmente existentes ansias de matar. Es decir "me cae mal esta tipa, la quiero matar y después de hacerlo diré que creía que se cumpliría la historia, que no sabía lo que hacía".
Suena bastante perverso, pero no es nuevo, pienso en eso como una posibilidad.

Y discúlpenme si sueno demasiado "malo" en esta entrada, no tengo nada en contra de esas chicas, pero el caso me trajo a la mente esta reflexión, es que simplemente a veces se generaliza bastante el cuidado y la culpabilidad de los padres, simplemente piensen como sería el mundo si REALMENTE todos los chicos a los que no les ponen atención se convirtiesen en delincuentes, hay muchos que usan ese tiempo solos de una manera inteligente o al menos para dormir más.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario