7 de septiembre de 2014

De regreso a donde empecé



Al final, después de tanto tiempo buscando mi lugar con ciertas personas, de realmente confiarle todo a aquellas personas que consideré que podrían cambiar mi mundo regreso al mismo punto en donde empecé, solo, viendo a los demás compartiendo su felicidad con alguien mientras que yo me quedo en mi propia soledad con mis propios problemas.

No ha sido tan malo, de hecho fue un buen cambio, he visto que hay gente completamente desdeñable y egoísta y que bajo ningún concepto yo debería de ser así, aunque suene pretencioso nunca he sido una mala persona y en esta etapa quedó eso exponenciado al máximo, vi lo mucho que puedo valorar a una persona, lo importante que puede ser, vi que puedo ser autenticamente compartido y ofrecer cosas que muy pocas personas y que aunque yo mismo piense lo contrario puedo ser mejor que muchos. Nadie apreció y dudo que lleguen a apreciar eso, de hecho es ingenuo pensar que recibo algún merito por tratar de hacerlo lo mejor posible.

Desde que tengo memoria he estado solo y he visto solo por mi mismo, aprecio en demasía a quienes logran volverse mis auténticos amigos y a quienes me ayudan e intento corresponder a esas muestras, sin embargo desvié mi rumbo en un intento de querer ofrecer más de lo que a mi mismo me daría a ciertas personas, como digo no fue algo malo pero no pienso hacerlo de nuevo o al menos no en un muy buen tiempo.

Es inevitable no recibir criticas, antes, hace unos años me jactaba y enorgullecía cuando alguien me reclamaba cosas o se enojaba conmigo, era una satisfacción frustrar a las demás personas, ahora simplemente son cosas que ni siquiera me importan, sé muy bien lo que hago, soy demasiado analítico y rara vez me equivoco, a su vez en este tiempo he aprendido a aceptar mis errores, a resumidas cuentas acepto que todo corre bajo mi cuenta y riesgo y no me tienen que interesar las opiniones hechas al vapor de personas que ni siquiera considero conocidos.

Estoy solo, irremediable e inquietantemente solo pero es mejor así, siempre ha sido así, si alguien quiere entrar en mis asuntos y en mi vida no le cerraré la puerta, se apreciar el interés que pongan en mí y si alguien se gana cosas de mí sencillamente lo harán.

Por ahora simplemente estoy solo, es a donde pertenezco y si las cosas malas me han de comer que lo hagan, no pienso darle de nuevo la oportunidad de ver como “un ángel” a personas tan terrenales.

Y bueno, si se meten conmigo solo por "diversión" no soy alguien que tenga piedad en devolver el golpe, no me arrepentiré por ese tipo de cosas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario