17 de septiembre de 2015

Un crimen resuelto con racismo

Hace mucho tiempo que no escribo una historia o algo así en este blog, casi todo el contenido de esta estirpe o más estructurado se va al canal, sin embargo quiero levantar el blog de nuevo rumbo a su segundo año de vida así que es posible (para los que me siguen en YouTube) que trabaje un poco más aquí unas semanas, por ende, menos vídeos, en fin.

La Segunda Guerra Mundial fue uno de los conflictos bélicos más tristes y sanguinarios en la historia de la humanidad, sin embargo una verdad inequívoca es que esta clase de situaciones cambian el mundo, tanto geopolíticamente como socialmente, el mundo era otro antes que Hitler y los nazis, antes que los campos de concentración, antes que sus aterradores métodos de ejecución, antes de Hiroshima y Nagazaki, y es precisamente en ese contexto del antes que entra lo que les voy a relatar pues la historia se desarrolla hace más de 100 años, en un mundo con valores morales distintos que cambiaron después de aquel conflicto que ya mencioné en primera instancia.

Lo resumo en palabras simples antes del salto, una niña asesinada y dos sospechosos que no son precisamente gratos para la comunidad estadounidense, un sucio negro y un maldito judío. Esta es la historia del asesinato de Mary Anne Phagan.




Sucedió en 1912, el 27 de abril el cadáver de una niña de 14 años fue encontrado en el sótano de la National Pencil Factory ubicada en la ciudad de Atlanta, Georgia en los Estados Unidos, la niña de nombre Mary presentaba diversas heridas en la cabeza, aparentemente había sido golpeada, estrangulada e incluso violada, la policía hizo la investigación correspondiente pero cabe recordar que los métodos y tecnología que eran usados en ese tiempo eran completamente distintos a los usados hoy en día, por tanto aunque se pudo determinar que Mary, había sido golpeada de tal manera que quedó inconsciente pues no había fractura en el cráneo, y que la forma en la que murió fue asfixia con una soga, muchas cosas habían quedado en el aire, entre ellas quien había cometido tan terrible crimen, y es entonces que entran nuestros dos héroes en escena.

Por un lado tenemos al conserje de raza negra Jim Conley, y del otro al gerente judío del lugar Leo Frank, pero antes de que estos dos individuos entraran en escena, cabe resaltar que el guardia de seguridad de nombre Newt Lee había sido el primer sospechoso, Newt era de raza negra, esto ya nos da un testimonio del actuar de las autoridades en ese entonces, sin embargo no pudieron detenerlo por falta de evidencia en su contra.

En fin, al final los sospechosos eran Jim y Leo, y se procedió a investigarlos, en los días siguientes la noticia de un negro y un judío culpables de la muerte de una niña estadounidense escandalizaron a la sociedad.

Jim dió varias versiones de lo sucedido el día del asesinato, dijo que se había encontrado con Frank y que este parecía nervioso y lo había corrido de la fabrica, sin embargo posteriormente cambió su historia y declaró fue Leo quien asesinó a Mary, y que le pagaría 200 dolares por esconder el cadáver, esta fue la historia con la que la policía se quedó y un par de meses después se procedió al juicio.


El juicio fue un espectáculo totalmente antisemita, de hecho ya todo estaba listo para condenar a pena de muerte a Frank así que el proceso de enjuiciarlo era un mero tramite, Jim siguió presentando la misma historia y la corte no dudó ni un momento de sus palabras, y no es que fueran buena gente, el propio fiscal declaró que era una historia creíble, después de todo "un negro no tiene la inteligencia suficiente para inventar una historia así". Mientras tanto Frank escuchaba desde el estrado gritos desde la parte exterior del tribunal que decían "maten al judío", sin duda el ambiente de hostilidad que se percibia era completamente aterrador.

Leo hizo todo lo posible por salir libre, hizo varias apelaciones, incluso pidió clemencia al gobernador del estado John M. Slaton quien finalmente decidió estudiar el caso, como se había llevado a cabo el proceso y llegó a un veredicto, definitivamente Leo había matado a Mary, pero no sería ejecutado, en su lugar sería condenado a cadena perpetua, quizás no era lo que Leo Frank esperaba, pero al menos podría seguir con su vida.


La historia, bien pudo haber acabado ahí, desafortunadamente no fue así, un mes después de que el gobernador le otorgara clemencia a Frank, un grupo de alborotadores llamados Caballeros de Mary Phagan invadieron la prisión donde se encontraba y lo sacaron de ella, todo esto para después golpearlo brutalmente y ahorcarlo, es decir, tomaron 'justicia' por su propia mano.

Estos supuestos Caballeros estaban conformados por varias autoridades y representantes de la comunidad como el ex-gobernador, el juez, el hijo de un senador, el sheriff y otros tantos personajes que querían la muerte de Leo, sin embargo su razón no era el asesinato de Mary, lo hicieron porque el había cometido la 'grosera' intención de ser judío y llegar a Norteamérica y prosperar en el país, es decir, racismo disfrazado de justicia.

La verdad hasta este punto podría decirse que el caso estaba resuelto, sin embargo salvo por la declaración de Jim, nunca hubo una prueba fehaciente de quien había perpetrado el asesinato, por lo cual pasaron varias décadas con un crimen que si bien, la corte había declarado cerrado, en realidad permanecía sin respuesta.



En 1982, un hombre en sus últimos años de vida llamado Alonzo Mann solicitó hablar con la policía y contarles la verdad de lo sucedido.

Alonzo era un adolescente cuando todo esto había sucedido y dijo que el había visto a Jim cargando sólo el cuerpo de Mary y dejándolo en el sótano, pero que este lo había amenazado de muerte si le contaba a alguien más.

Alonzo era solo un jovencito muerto de miedo y se guardó para si mismo la verdad por el resto de su vida, sin embargo no podía despedirse de este mundo sin decir la verdad y tranquilizar su conciencia, murió 3 años después.

En 1986, tras una exhaustiva reaparición y examinación del caso, el estado de Georgia expuso lo siguiente:

“Sin pretensiones de abordar el asunto de la culpa o la inocencia, y en reconocimiento al fracaso del estado en proteger a la persona de Leo M. Frank y, de esta forma, preservar su oportunidad de continuar sus recursos legales, y en reconocimiento al fracaso del estado en llevar a los asesinos ante la justicia, y como un esfuerzo por cerras antiguas heridas, el Consejo Estatal de Perdón e Indultos, en conformidad con su autoridad constitucional y legal, concede a Leo M. Frank el perdón”.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Más allá de ver que en realidad, un hombre negro si había sido el culpable, el actuar de las autoridades en ese entonces, basándose únicamente en la raza de los sospechosos, es un testigo inquietante de que la justicia se ve sujeta a la imperfección del hombre. Leo fue juzgado y asesinado por un crimen que no cometió.

Con respecto a esto, existe una película del año 2009 llamada "The people v. Leo Frank" que da testimonio de este caso, y en el sitio de Internet leofrank.org puedes encontrar más información del caso.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario